Nuevo Tiempo

legenda

Nuevo Tiempo

‘Taxista del oxígeno’ motiva a pacientes con COVID-19 a orar y conocer a Dios

Afirma que hay alegría en su corazón cuando un paciente por quien ora se recupera y siente la satisfacción de testificar de Dios en el momento más difícil.


Por ntperu 04/08/2020 - 06h37

Un balón de oxígeno portátil se ha convertido en parte de las herramientas que él lleva a diario en su auto. “Lo llevo porque sé que, en cualquier momento, alguien lo puede necesitar”, expresa Amir Cotrinas Sánchez llamado también como el ‘Taxista del oxígeno’ por causa de esta noble acción.

Amir Cotrinas Sánchez, el ‘taxista del oxígeno’. [Foto: Héctor Sukari]

Él llevaba un balón de oxígeno portátil porque pensaba que él lo necesitaría. Y como quien espera a alguien, el balón de oxígeno continuaba en el mismo lugar por varios días. Hasta que, un joven subió al auto y en el trayecto al hospital, se le complicó la respiración. Momento preciso para usar aquel balón portátil de oxígeno. Al día siguiente, sucedió algo similar que le animó a Amir, a llevar siempre este insumo tan importante.

“Luego de hacer el servicio de taxi, les motivo a confiar en Dios y dejo mi tarjeta con mis datos personales”, comenta. Amir hoy recibe muchas llamadas no solo en busca de oxígeno, sino de solicitudes de oraciones a Dios por una pronta recuperación. “He visitado a varios de ellos y juntos clamamos a Dios. La semana pasada me llamaron para comentarme que una señora, por quien oré junto a su familia, ya salió de UCI. Noticias como éstas alegran mi corazón y me dan satisfacción de testificar de Dios en un momento difícil de la vida”, confiesa.

Noticias como éstas alegran mi corazón y me dan satisfacción de testificar de Dios en un momento difícil de la vida”, confiesa.

Encontró un lugar donde comprar el oxígeno de forma más rápida y, cada día, lleva en su carro hasta cuatro botellas, pero gracias a que su historia ha sido contada a nivel nacional, una empresa privada le donó 12 botellas de oxígeno comprimido para que Amir continúe ayudando a más personas.

Su mayor interés es que las personas conozcan que hay un Dios real que tiene el poder de sanarlos y salvarlos. “Hoy solo quiero contar de mi Dios, el mismo que me sanó del coronavirus”, señala.

En los momentos de su soledad por su estado de salud , Amir aprendió a depender de Dios y con sus acciones hoy es parte de un pueblo de esperanza en medio de la crisis. “Dios estaba trabajando en eso desde hace tiempo y me llamaba desde mucho antes para estas acciones”, afirma.  

Amir Cotrinas Sánchez es miembro de la Iglesia adventista “El Recreo”, en Trjillo, Perú.